23/02/2017

LA PRUEBA PERICIAL EN PROCESOS DE FAMILIA

¿Qué cuestiones debe recoger y concluir?

Como perito psicóloga, en mi práctica diaria al servicio de la justicia, se me plantea esta cuestión en cada caso que llega a mis manos con objeto de valorar qué tipo de custodia se adaptaría mejor para el/los menor/es de la familia valorada. Si bien existen varios manuales con algunas directrices, en la práctica, has de ir modelando dependiendo del expediente concreto del que tengas que realizar el estudio pericial; y sí, hablo de estudio porque cada familia nos pone un gran reto profesional: ¿Qué he de investigar lo más objetiva y científicamente posible para que las conclusiones de mi estudio sean fiables y adaptadas a la realidad social y familiar en esta situación en concreto en este momento evolutivo de la familia?
Considero que cada caso tendrá sus líneas de investigación según las hipótesis iniciales planteadas, si bien en el presente artículo quiero exponer unas pinceladas de aquellas variables que como mínimo debiera contener un informe pericial psicológico de familia:

1. Características de personalidad de ambos progenitores, resaltando aquellas que son favorecedoras para la edad evolutiva de los menores.

2. Estilos educativos de los progenitores, señalando aquel estilo que sea más idóneo para los menores.

3. Habilidades y capacidades parentales, tanto para establecer normas y rutinas como para crear un entorno comunicacional y afectivo adecuado para los menores.

4. Respeto hacia el menor.

5. Respeto hacia el otro progenitor, aquel padre que permita a sus hijos ver al otro con bondad y con amor, estará más capacitado para tener consigo a sus hijos. El padre-facilitador de la relación con el otro progenitor, ¿cuál de los dos permite más la relación de sus hijos con el otro progenitor?

6. Tipo de apego y vinculación afectiva con el menor.

7. Qué progenitor facilita la interacción del menor con su entorno más inmediato, escuela, familia, profesionales de la salud, amigos, vecindario, extraescolares, asociaciones, Iglesia y demás comunidades a las que el menor pertenezca.

8. Salud física y mental de los progenitores. ¿Existe alguna patología que desaconseje la relación del menor con alguno de los progenitores?

9. Profesión de los progenitores y flexibilidad horaria que facilite la conciliación laboral-familiar.

10. Apoyo social o familiar en el cuidado de los menores.

11. Distancia entre los domicilios paterno y materno.

12. Principal motivador en la solicitud del tipo de custodia, ¿cuál es el objetivo real del progenitor en solicitar un tipo de custodia u otra?, ¿está basada en sus propios intereses, en el de los menores o en el de terceros?

Características de personalidad del menor.

14. Estilo educativo percibido del menor respecto a sus padres. Discrepancias observadas entre estos estilos.

15. Preferencias sobre un estilo o el otro, así como afinidades con el uno o con el otro, en definitiva en qué contexto se siente más respetado, querido, escuchado, entendido y protegido el menor.

16. Qué nivel de afectación tiene el menor ante esta situación, ¿se ha producido algún cambio en su actitud, sentimientos, afectos, comportamiento o pensamientos?

17. Qué grado de adaptación tiene el menor a las diferentes áreas de su vida: Adaptación personal, social, familiar y escolar.

18. ¿Qué conocimiento tiene el menor sobre el conflicto entre sus padres? ¿Qué progenitor se ha responsabilizado de hablar con él sobre ello? ¿Cómo se ha gestionado la ruptura de cara al menor? ¿Cuál de los dos progenitores ha ofrecido estabilidad y equilibrio al menor en esta situación?

19. ¿Existe alguna patología en el menor que aconseje algún tipo de custodia específica?

20. ¿Existe en alguno de los dos contextos familiares, paterno o materno, algún factor de riesgo físico o psíquico que desaconseje la convivencia del menor en ese ambiente?

21. En el pasado ¿qué progenitor ha llevado el peso de la educación, la organización, el estudio, la salud y la socialización del menor?

Tal vez podrían recogerse algunos otras variables que nos ayuden a tomar decisiones lo más adaptativas posibles para cada uno de los casos, si bien lo que siempre es aconsejable es que los progenitores aprendan a relacionarse y comunicarse de una forma fluida, autónoma y saludable por el bienestar psicológico y emocional de sus hijos, cuya clave es el respeto mutuo, pues son muchas las decisiones que habrán de tomar a lo largo de la historia evolutiva de los mismos, ¿cómo van a conseguir que sus hijos les respeten y les amen si entre ellos como padres no existe ningún respeto ni amor?.


[Ver todos los artículos]

Por qué elegir PSICOFOREN

ASESORAMIENTO

Cada caso es único y te asesoramos en ello. Estudiamos con detalle cada situación para elaborar una respuesta eficaz.

CONFIANZA

La confianza que depositan nuestros clientes es primordial y trabajamos en equipo para obtener siempre el resultado más óptimo.

EXPERIENCIA

Con una amplia experiencia como psicólogas forenses y en mediación, nuestra formación y saber adaptarnos a cada caso, es la clave que garantiza el éxito.

COMPROMISO

Mantenemos un fuerte compromiso con nuestros clientes para satisfacer sus exigencias.